Guía práctica para lidiar con un dinosaurio testarudo

Probablemente seguía ahí cuando os habéis despertado esta mañana. Os sorprende su determinación a no moverse; desconocéis los motivos de su resistencia y no sabéis cómo hacerle ver que su rotunda presencia os incomoda, o cuando menos obstaculiza vuestra peregrinación matutina hacia el baño. Para comprender su actitud, intentad poneros en su piel y leed […]